lunes, 18 de diciembre de 2017

Hoy invitamos a... Carla (Mi dulce estantería) para hablar de autopublicación.

¡Hola a todos!

Seguimos con nuestra serie dedicada a las merecedoras de las menciones de honor en la gincana "El Alano", organizada por La Reina Lectora, de la que pudimos disfrutar el mes pasado. Y hoy es el turno de Carla, del blog "Mi dulce estantería", que compartirá con nosotros su opinión y experiencia con la lectura de autores autopublicados, a los que habitualmente apoya desde su tribuna literaria.

Mi dulce estantería

Carla es una lectora muy comprometida con la difusión de la literatura, y ha sabido encontrar un hueco para sumergirse en ese grupo de obras no tan conocidas. Lo cierto es que, si echáis un vistazo a su blog, os daréis cuenta de que se atreve con todo: desde la ciencia ficción y la fantasía a las novelas de aventuras, sin olvidar aquellas en las que los sentimientos juegan un papel fundamental. Espero que, de ahora en adelante, se decida a darle una oportunidad también al género histórico :) También puedes encontrarla en Twitter, Instagram y Facebook.

Sin más dilación, os dejo con ella:

Primero que todo decir que es todo un honor para mí estar hablando sobre un tema tan conflictivo a veces como lo es la autopublicación. 

He recibido una mención de honor por la Gincana "El Alano" -no me lo esperaba para nada-, y ese es el motivo de esta entrada. Mi experiencia en esta Gincana ha sido divertida, y sobre todo he tenido que aprovechar todo el poco tiempo libre que he tenido. Sinceramente, la historia no es un género que suela leer, más que nada porque nunca me apasionó, aunque yo creo que es porque no he encontrado “mi libro histórico” (todavía). En la Gincana hicimos varias actividades como el desbloqueo de la nueva portada de El Alano, y un juego por el blog del autor. Después nos dedicamos a enseñar por las redes la nueva portada, y a mí se me ocurrió poner la sinopsis en los stories de Instagram. Hemos tenido ratos divertidos y curiosos. También descubrí una entrada en el blog del autor en la que hablaba de historia, pero comenzando por un relato tan poco real como una princesa, lo que me hizo decir “anda, si al final la historia va a terminar gustándome”. Ha sido toda una buena y nueva experiencia, ya que nunca había formado parte de una Gincana literaria.

Después de hablaros un poco sobre mi experiencia en la Gincana, quería contaros un poco mi experiencia con la autopublicación de una forma sincera y cercana (al menos lo voy a intentar).

Yo hasta hace un año y poco no conocía qué era la autopublicación, y cuando escuché por primera vez hablar de ella fue en el Club de Lectura de La Reina Lectora, al que llegué por pura casualidad. A partir de aquí fui leyendo uno tras otro, y me he encontrado con libros de todo tipo que han ido llegando dentro de mí. También ha habido otros que no me han gustado tanto, justo como pasa con los libros publicados por editoriales. Podría ponerme a decir diferencias entre ambos “grupos” de libros, pero no estoy aquí para ello. Al fin y al cabo, todos son libros. Libros escritos por personas con amor por la escritura y que quieren que el lector se emocione al leer sus palabras. Hay escritores que deciden publicar ellos mismos porque no quieren dejar a sus “bebés” en manos que no les traten como ellos quieren, y otros optan por editoriales. Nada más. 

Ahora os dejo una serie de razones para que probéis o sigáis probando la autopublicación:

El precio. No sé por qué el precio de los libros es tan dichosamente caro. Siempre hay ofertas de todo tipo en cualquier producto, menos en los libros. Como mucho veremos un 5%, y podemos darnos con un canto en los dientes. Sin embargo, en la autopublicación no resulta así, puesto que, a grandes rasgos, es el autor quien decide el precio. Si quieres tener más libros y tener más ahorros, puedes optar por la autoedición.

La variedad de libros que hay es mi segunda razón. Si vamos a una librería nos encontramos con distintas secciones de “terror”, “romántica”, “ciencia ficción”, “fantasía”, etc. Y en los autopublicados también. Incluso diría que hay más variedad, puesto que las editoriales suelen tender a publicar tipos concretos de libros, y eso no pasa en este mundo.

Ayudas a autores. Si compras un libro autoeditado, muy probablemente estarás ayudando más a una persona que lo necesite que comprando un libro de una editorial. Además, si te decides a comentar en Amazon o reseñarlo en tu blog, seguro que el autor te lo agradece. Lo que lleva al siguiente punto.

La cercanía con los autores. Esto no tiene punto de comparación con el mundo de los libros editados. Esas conversaciones que puedes tener con el autor de un libro autopublicado, no creo que lo tengas con un libro de sello editorial. Son muy agradecidos, y seguro que te llevas una sorpresa si le das tu opinión sobre su obra.

A pesar de haber tenido alguna que otra disputa con algún autor autopublicado, no me arrepiento de consumir este tipo de literatura, que es igual de importante/necesaria/útil/bonita/todo-lo-que-queráis que los libros editados por editoriales.

Gracias por pasar este rato conmigo y leerme. Y gracias a Esther y José por invitarme a pasar por aquí. 

¡Un abrazo y hasta siempre!

Carla.

Muchísimas gracias a ti, Carla, por visitarnos en el blog y darnos tu opinión y tus razones para apoyar a autores autopublicados. ¡Ha sido un placer recibirte!

2 comentarios:

  1. ¡Holaaa! Ha sido todo un placer pasarme por aquí a hablar de algo tan interesante :P

    ResponderEliminar
  2. El placer ha sido nuestro :)
    Vuelve cuando quieras!

    ResponderEliminar