lunes, 15 de enero de 2018

Hoy invitamos a... Rocío (El Lugar de Clío) para hablar sobre ficción histórica.

Después de una semanita de descanso regresamos para abrir las puertas de Letras con Historia a Rocío, la bloguera literaria que comparte sus letras, sus reseñas y sus impresiones sobre las iniciativas en las que participa en su rincón particular de la red: El Lugar de Clío.

El Lugar de Clío

Con su visita cerramos el bloque de colaboraciones de las merecedoras de las menciones de honor en la Gincana "El Alano", que organizamos junto con La Reina Lectora. Te invito a que pasees un poco por el blog para conocer un poco más al resto de nuestras visitantes: Brenda, que nos comentó su experiencia durante la gincana y la lectura de la novela; María (Vida de una lectora dispersa), a la que tuvimos ocasión de entrevistar; y Carla (Mi dulce estantería), con la que charlamos sobre autopublicación.

Y, sin más dilación, os dejo con Rocío para compartir con ella su opinión sobre la ficción histórica, este género que a tantos nos apasiona :)

Hoy tengo el placer de colarme en el blog de José, y darle las gracias por dejarme un pequeño hueco, para hablar sobre la literatura y la ficción histórica. Antes de nada quiero decir que esto es una reflexión propia sobre mi conocimiento sobre ello. Con esto dicho, empecemos.

Este género es, en mi opinión, uno de los más difíciles, ya que los autores intentan recrear hechos de un pasado posiblemente complicado de reconstruir. Para hacer esta recreación necesitan muchísima documentación, para poder mostrar los aspectos necesarios de la época a tratar. Un buena documentación sobre los sucesos que envuelven a la trama hace que los lectores muestren interés hacia lo ocurrido en el período en el que se basa el libro.

Una de las cosas que a mí me sucede cuando leo un libro que no es de época contemporánea, o simplemente desconozco sobre los hechos narrados, hace que investigue sobre lo que me está explicando el autor de ese libro. Desgraciadamente, en alguna ocasión me he encontrado con cosas que no tenían cabida dentro de ese libro o no deberían aparecer en ese contexto histórico. Y eso es a consecuencia de una desinformación por parte del escritor, ya que no es lo mismo hablar de Egipto y sus dioses poniéndome a Zeus dentro de ellos o el paisaje y vestimentas de la época. Esto hace que el que lo esta leyendo reciba una información errónea o una mala contextualización.

Ahora bien, en algunas ocasiones los lectores rehuyen de este tipo de libros a raíz de los fallos de documentación, y esto hace que novelas bien documentadas queden al margen por culpa de esos errores. Pero también tenemos el lado opuesto, que es la sobre-documentación, haciéndose en algunos momentos pedantes y excediéndose al proporcionar al lector una información que no necesita saber o no tiene nada que ver con lo que está contando en ese momento.

Sin ninguna duda, la ficción histórica hace que se abran puertas a redescubrir partes de nuestra historia que, tal vez, explicadas de una forma más formal, no lleguen del mismo modo, o sean de más difícil compresión que si los hechos están explicados de forma mucho más amena y sencilla.

A modo de conclusión, pienso que la ficción histórica es una gran forma de descubrir nuevos sucesos que tal vez no habríamos descubierto sin ese libro, como me han ocurrido en diversas ocasiones con algunos de este género. Pero también es un arma de doble filo, ya que si se narran cosas que no han sucedido o erróneas, con una mala contextualización de la época a narrar, hacen que el lector obtenga una falsa evocación del período. Al igual el excedente de información dentro del libro puede hacer que al lector no le vuelvan a interesar ese tipo de libros o el autor a consecuencia de esto.

Como sugerencia de libros sobre ficción histórica, os dejo unos cuantos títulos:

-El juez de Egipto de Christian Jacq
-El Alano (actualmente en lectura) de José Zoilo (Gracias, Rocío)
-El niño de pijama de rayas de Boyne John
-El Faraón Negro de Christian Jacq
-Matar a Leonardo Da Vinci de Christian Gálvez
-Operación Black Death (el título cambiará a Todos tus nombres)
-Persépolis (novela gráfica) de Marjane Satrapi
-Maus (novela gráfica) de Art Spiegelman (inspirada en la lucha contra los nazis) 

Muchas gracias a Rocío por visitarnos y dejar plasmada su experiencia con este género. No puedo estar más de acuerdo con ella en la importancia de una documentación exhaustiva, y la necesidad de que esta no se plasme de una manera que abrume al lector con datos innecesarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario