¿Quién soy?

José Zoilo Hernández

¿Un biólogo escribiendo novela histórica?

Pues sí, soy biólogo, aunque me dedico profesionalmente a temas relacionados con el desarrollo rural. Pero, desde siempre, me ha apasionado todo lo que tuviera que ver con la historia. Cuando niño, devoraba cualquier información que cayera en mis manos, desde la enciclopedia Larousse de mis padres, hasta los textos Santillana que estudiaba mi hermana, seis años mayor que yo, en el colegio. Todas aquellas historias me fascinaban: era como si ante mí se desplegara mi propia película de Robert Taylor, o mi propia novela de Robert Louis Stevenson o Alexandre Dumas. ¿Qué era lo mejor?  Pues que además me ofrecían todos los mimbres necesarios para poder imaginar una HISTORIA y trasladarla al campo de juegos, donde esperaban mis fieles Playmobil (antes se llamaban Famobil, ¿recuerdas?).

Años más tarde, fue también mi hermana la que pondría en mis manos mi primera novela histórica: "Aquila, el último romano", de Rosemary Sutcliff, que ha sido reeditada hace poco bajo el nombre de "Los guardianes de la luz". Probablemente no sea la mejor novela que he leído en mi vida, pero, sin duda, es a la que más cariño guardo, pues fue la que abrió ante mis ojos un mundo insospechado, permitiéndome acceder no solo a una descripción más o menos exacta de lo sucedido durante una época, sino también a una entretenida historia tejida sobre estas pocas certezas, con personajes con los que mi imaginación me permitía transportarme a tiempos pasados.

Un buen día, frente a la estantería en la que guardo mis libros favoritos, reparé de nuevo en Aquila: una edición simple, de bolsillo, de Gran Angular. Delgado, con poco más de doscientas cincuenta páginas ajadas y manchadas por la humedad, se encontraba casi escondido entre volúmenes mucho mayores, de ediciones más modernas y vistosas. Y, al volver a hojearlo, decidí que esa sería la época en la que quería sumergirme para intentar desarrollar mi primera novela. Así que compré cuantos ensayos encontré sobre el período, dispuesto a desentrañar los misterios que entonces se me podían escapar. Realicé viajes a los lugares que me proponía incluir en mi historia, siempre que mis ocupaciones profesionales me lo permitieron, y así estuve un año, hasta que llegó el momento de sentarme y ponerme a escribir.

Lo postergué, por supuesto, algo abrumado. Pero una tarde de verano, a la hora de la siesta, con toda la labor de documentación terminada e incluso el esquema de los protagonistas que quería crear desarrollado, sentí que si lo retrasaba aún más, terminaría por no hacerlo, desperdiciando un trabajo que había realizado con ahínco e ilusión durante tanto tiempo. Así que me senté en un sillón junto a mi estantería, levanté la pantalla del portátil y... en los siguientes seis años no he dejado de escribir y documentarme un solo día.

Durante algún tiempo, escribir fue solo un asunto personal, que compartía apenas con mi círculo más cercano. Hasta que, en verano de 2016, me decidí a dar un paso más: aprovechando la oportunidad que me ofrecía el tercer concurso de escritores Indie organizado por Amazon y El Mundo, presenté "El Alano: las cenizas de Hispania", el primer volumen de mi trilogía sobre la Hispania tardorromana.

La acogida por parte de los lectores superó todas mis expectativas, y El Alano se convirtió en una de las novelas más populares del concurso, llegando a asentarse en el Top10 entre las más de mil obras presentadas, a pesar de que no la respaldé con promoción alguna, y que en ese momento mi presencia en redes era nula. A las puertas del lanzamiento de la segunda novela de la serie, me he propuesto subsanar este hecho, y espero que este blog se convierta en punto de encuentro de lectores y escritores capaces de apasionarse con una buena novela histórica tanto como yo.

Así que si eres capaz de escuchar el retumbar de los tambores en la distancia y aspirar el humo que inunda el aire desde las almenaras, agarra tu escudo con firmeza, abrocha tu malla, y sitúate a la derecha de la formación, porque la batalla se acerca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario